Respuesta 1

Afinidad 6

Vale, cambiemos las estructuras. Eso significa apostar por el decrecimiento ¿verdad?

Respondiste:


¡En efecto! Estamos listos para cambiar el mundo, pero lo haremos frenando, retrocediendo a una tecnología más sencilla y autosuficiente: cultivaremos nuestro huerto, produciremos nuestros alimentos, energía y materiales, todo de una forma artesanal, comunitaria y sostenible. Cuando la mayoría de la gente viva de esa manera, habremos cambiado el mundo.


Con esta respuesta das por finalizado el test, con una afinidad total de 6, lo que significa una afinidad buena con los fines de nuestra Asociación. ¡Enhorabuena!

Nos encontramos con el problema que ya hemos comentado: las minorías no pueden educar a las mayorías en contra del sistema. Es el sistema el que nos educa. Es cierto que a veces, a lo largo de la Historia, las minorías obtuvieron aparentes victorias, pero si se analizan una por una, resulta que el sistema salió reforzado. El voto de la mujer reforzó el sistema democrático y el sistema capitalista en general, porque es un voto más conservador en promedio. Los derechos laborales y la difuminación de los límites de clases quitaron motivos de queja a los trabajadores, que renunciaron a sus huelgas y revoluciones y se conformaron con el sistema. Pero el decrecentismo choca frontalmente con el sistema. La persona puede decir: «Paren el tren, que yo me bajo». Pero el tren no se va a parar.

Es decir, tú puedes tirarte del tren en marcha, si quieres, pero el resto del mundo sigue su camino. Jamás vamos a decir que sea inútil elegir un estilo de vida más sencillo y sostenible. Al contrario, el decrecentismo es una opción respetable y admiramos el valor de quien decide irse a vivir a una ecoaldea. Pero estos gestos siempre van a ser minoritarios y nunca van a cambiar el mundo. No van a parar el tren, ni tienen la potencia necesaria para hacerlo. La desviación a la norma nunca podrá vencer a la norma. Para convertir la desviación en norma, tenemos que cambiar el sistema, pues el sistema es el que produce la norma. Y el sistema no se puede cambiar de cualquier manera. Se necesita algo más potente que lo que hay. Solo así podrá sustituir a lo que hay.

El progreso científico y tecnológico no se detiene, y llegará un día en que cada persona o familia podrá producir sus propios alimentos, energía y materiales de forma sostenible y autosuficiente. Pero eso no será retrocediendo a una tecnología más sencilla, sino accediendo a una tecnología más avanzada. Prueba a leer la serie de artículos sobre SISTEMAS para que aprendas cómo la tecnología podría hacer un mundo más humano y sostenible, y luego vuelve a hacer el test para ver si han cambiado los resultados.

Si quieres ir a la otra opción, haz clic aquí.

Los comentarios están cerrados.