Diez excusas para no cambiar el mundo

El mundo cambia todos los días. La sociedad vive, palpita, experimenta constantes transformaciones. Pero lo que me pregunto es: ¿puedo yo contribuir a impulsar estos cambios en una dirección determinada? ¿Puedo contribuir a disminuir la desigualdad, la violencia y la insostenibilidad en alguna medida significativa para la humanidad? ¿Cómo se hace?

lo que descubro son las diez excusas más importantes que nos damos a nosotros mismos para no hacer nada. Las excusas solo lo son para quien empieza diciendo que estaría dispuesto o dispuesta a arreglar el mundo, pero… Evidentemente, desde cualquier otro punto de vista, son opciones legítimas, que no siempre conducen a la inoperatividad (no hacer nada). Pueden conducir a objetivos útiles y necesarios, pero que no sirven para cambiar el mundo. Tales ideas nos conducen a la inoperatividad (no hacer nada) cuando lo que queremos es cambiar el mundo, verdaderamente, radicalmente.

Estas son las diez ideas, pensamientos y creencias que impiden que aportemos nuestro impulso al cambio social:

Diez razones por las que no voy a cambiar el mundo

Por qué no voy a cambiar el mundo:

1. ¡Pero si el mundo está bien! No es necesario cambiarlo. Desigualdad, violencia e insostenibilidad las ha habido siempre y siempre las habrá, pues es inherente a la naturaleza humana. Tampoco vivimos en el peor de los mundos, más bien en uno de los mejores de toda la historia humana.

RESPUESTA: Aunque vivamos en el mejor de los mundos posibles, aún no es suficientemente bueno. Podemos mejorarlo. Muere demasiada gente innecesariamente. Puede evitarse mucha desigualdad, mucha pobreza, mucha violencia, mucha injusticia y mucha insostenibilidad. Contestamos con mayor detalle en el artículo anterior: ¿Por qué hay que arreglar el mundo?

2. ¡No se puede! Sería bueno y necesario cambiar el mundo, pero no se puede. Si se pudiera, ya lo habrían conseguido quienes lo intentaron antes que nosotros. El mundo, por lo que se ve, tiene su propia inercia, y los seres humanos no podemos, ni detenerlo, ni modificar su trayectoria.

RESPUESTA: Demuéstralo. Explica cómo funciona la sociedad humana y por qué no puede cambiarse. La HUMÁNICA explica cómo funciona la sociedad humana y cómo podemos cambiarla. Di en qué se equivoca y construye una anti-humánica que justifique el no hacer nada. Mientras la HUMÁNICA se mantenga en pie, no tendrás excusas para no entrar en acción.

3. Sí se puede, pero solo Dios, o los extraterrestres, o algún poder sobrenatural, extraordinario o sobrehumano. Por lo tanto, solo cabe esperar a que se pongan en marcha los designios de tan altos poderes.

RESPUESTA: La misma que para la excusa anterior. Si los seres humanos podemos cambiar nuestra sociedad, hagámoslo sin depender de poderes extrahumanos que, a menudo, utilizamos como evasión y para justificar nuestra inoperancia. Podría decirse que Dios, los extraterrestres y demás entidades extraordinarias ayudan a quienes se ayudan a sí mismos.

4. Sí se puede, pero solo los poderosos de este mundo, los que tienen el poder y las riquezas. Ellos sí pueden cambiar las cosas, pero nosotros, pobres diablos, solo podemos esperar a que se dignen hacer la merced. Aunque ¿por qué habrían de hacerlo, si todo les va tan bien?

RESPUESTA: Tanto los poderosos como los subyugados trabajamos para dar continuidad a este sistema de dominación. Para cambiar el sistema hay que abandonar estos papeles dicotómicos y construir una nueva sociedad igualitaria, desde abajo, desde la base, desde la igualdad. Utilizando un nuevo modo de producir que nos permita relacionarnos de otra manera.

5. Aún no estoy listo. Aún tengo que crecer, madurar, autorrealizarme, alcanzar el nirvana… Estoy muy verde aún, de verdad, necesito capacitarme, educarme, adquirir un sin fin de habilidades.

RESPUESTA: No exageres. Lo único que necesitas es desterrar estas diez creencias limitantes que te detienen en la inoperatividad. A partir de ahí, ya estarás avanzando. Estudiarás cómo funciona la sociedad y cómo puede cambiarse (la HUMÁNICA), y aprenderás todo lo que tengas que aprender. No necesitas superar ninguna prueba o nivel, y mucho menos el nirvana. Toda educación y capacitación que adquieras estará muy bien para ti como persona y para quienes te rodean, pero la sociedad funciona con mecanismos distintos a los mecanismos que hacen funcionar a las personas. El mundo no se cambia cambiando primero a las personas. Más bien ocurrirá al contrario: las personas vamos a cambiar a medida que cambie el mundo. No esperes a que cambie lo uno para que cambie lo otro, ya que son cosas que ocurrirán al unísono. Que el cambio personal no te sirva como excusa para paralizar el cambio social.

6. Aún no estamos listos. Hay que educar a la sociedad. Hay que instruirla. Hay que prepararla… Estamos muy verdes aún como sociedad, de verdad, necesitamos capacitarnos y adquirir un sin fin de habilidades si queremos cambiar el mundo.

RESPUESTA: No exageres. Vivimos en un mundo muy imperfecto (¡por eso queremos cambiarlo!) y es normal que un mundo tan defectuoso nos eduque defectuosamente. Pero esto no podemos cambiarlo hasta que cambiemos el mundo. Porque es el mundo el que nos educa. Primero tienes que cambiar el mundo, para que el mundo nos eduque de otra manera. No se cambia primero a la gente, para que la gente cambie el mundo, porque el mundo es más poderoso que la gente. Sería como intentar vaciar el mar a puñados: cuanta más agua extraes, más rápido corre ésta de nuevo al mar. El mundo ya está educando por un lado, y a eso se le llama NORMA SOCIAL. Y si tú intentas educar por otro lado distinto, a eso se le llama DESVIACIÓN DE LA NORMA. La norma siempre afectará a la mayoría, y la desviación de la norma siempre afectará a la minoría. Tienes la batalla perdida de antemano. El sistema que mueve al mundo es distinto del sistema que mueve a las personas. Educar a la gente está muy bien, pero que eso no te haga creer que estás cambiando el mundo. Son dos cosas distintas, y aunque ambas son interdependientes (el mundo cambia a las personas y las personas cambian el mundo), recuerda que no son fuerzas parejas, sino muy desiguales, siendo mucho más poderosa la fuerza del mundo, de la sociedad. Y sobre ella hay que actuar si queremos lograr transformaciones profundas. Todo lo demás es arañar la superficie e intentar vaciar el mar a puñados.

7. Decrecimiento. Estamos listos para cambiar el mundo, pero lo haremos retrocediendo a una época anterior, de tecnología más sencilla y autosuficiente: cultivaremos nuestro huerto, produciremos nuestros alimentos, energía y materiales, todo de una forma artesanal, comunitaria y sostenible. Cuando la mayoría de la gente viva de esa manera, habremos cambiado el mundo.

RESPUESTA: Como en los dos casos anteriores, hay que felicitar a la gente valiente que escoge su propio camino. Nada que objetar. Es bueno para quien lo hace y para quienes le rodean, pero no nos engañemos pensando que estamos cambiando el mundo. La desviación de la norma nunca podrá vencer a la norma. Para convertir la desviación en norma, tenemos que cambiar el sistema, pues el sistema es el que produce la norma. Y el sistema no se puede cambiar de cualquier manera, sino que tiene que estar sustentado en el modo de producción más eficiente. El progreso científico y tecnológico no se detiene, y llegará un día en que cada persona o familia podrá producir sus propios alimentos, energía y materiales de forma sostenible, limpia y autosuficiente. Pero eso no será retrocediendo a una tecnología más sencilla, sino accediendo a una tecnología más avanzada.

8. Violencia. Estamos listos para cambiar el mundo, pero lo haremos pegando palos y destruyendo lo que hay para que podamos empezar a construir lo que debe haber. Es cierto, es difícil retroceder, deshacer lo que está mal. Pero si lo destruimos, será fácil empezar desde cero con mejor pie.

RESPUESTA: No está garantizado que empecemos con mejor pie. También podemos repetir los mismos errores o aún peores. Además, emplear la violencia no merece la pena: es peor el remedio que la enfermedad. Es como matar al paciente para resucitarlo en el futuro. No se puede curar la violencia con la violencia. Tenemos que ver la manera de cambiar el sistema de forma gradual, pacífica y universal.

9. Parches. Está bien, avancemos hacia adelante y de forma pacífica, pero será suficiente con una reforma y no hará falta una revolución. Es decir, no hará falta cambiar el sistema profundamente, ni acabar con las clases sociales y el capitalismo.

RESPUESTA: Todo lo que sea mejorar el mundo estará muy bien, pero ya que nos ponemos, hagámoslo verdaderamente, radicalmente: no dejemos intactas las clases sociales y el capitalismo porque ellos son el cáncer de nuestra sociedad, el origen de la desigualdad y de la injusticia social. Ya que nos ponemos, hagamos las cosas bien. No nos conformemos con parchear, construyamos la utopía o seguirá muriendo gente innecesariamente.

10. Voluntad humana. Está bien, construyamos la utopía: para ello será suficiente con implementar una democracia plena: el empoderamiento de la ciudadanía. Ello supondrá automáticamente el final de las clases sociales y del capitalismo.

RESPUESTA: Solo con la voluntad de la gente no se puede cambiar el sistema. Para conseguirlo, hemos de cambiar el modo de producción, ya que la infraestructura —o modo de producción— determina la estructura —o conjunto de instituciones—, y ésta, a su vez, determina la superestructura o conducta normalizada de la gente (la cultura).  Esta es la forma en que se cambia el mundo, como nos explica la HUMÁNICA y como se verá en los próximos artículos. Para cambiar la infraestructura tenemos que utilizar una nueva tecnología de producción. Entonces cambiarán las instituciones (estructura) y así cambiará la cultura (la conducta de la gente o superestructura). De esa manera será posible la democracia plena y el empoderamiento de la ciudadanía.


NOTA: acabas de leer el segundo de una serie de 20 artículos que nos introducen en la HUMÁNICA, una institución que estudia los problemas globales de la humanidad, sus causas y sus soluciones. Te agradecemos cualquier corrección, actualización o complementación que puedas aportar a este artículo. Tu contribución beneficia a todos. Muchas gracias.

 

Comments are closed.